Atacarse a sí mismo es la Primera Forma de Saber Defenderse en una Campaña

Las campañas electorales son terrenos de batalla en los cuales distintos ejércitos buscan hacerse del mismo objetivo; la victoria en las elecciones.

Pero como en todo conflicto, no sólo se trata de saber atacar al contrincante, sino también cómo defenderse de él.

Existen múltiples técnicas y estrategias de defensa, sin embargo la más importante, oportuna y que debe realizarse cuanto antes, es la de atacarse a sí mismo de una forma medida, precisa y secreta.

Muchos especialistas lo llaman estudio FODA. Un proceso en el cual se miden las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas del candidato político en turno, siendo estas dos últimas categorías las de mayor importancia para el aspecto que estamos tratando.

 

Sin embargo, el estudio FODA sólo contempla descripciones, características y hechos, lo cual no es suficiente para planificar una estrategia efectiva de defensa. Para ello, es importante trasladar del papel las debilidades y amenazas, a algo gráfico o tangible; un meme, una pregunta de ataque en un debate, un señalamiento en medios, etc.

 

Pongamos un escenario.

En el análisis FODA descubrimos que el candidato del Partido A, militó toda su juventud en el Partido B, mismo contra el que ahora contiende por el poder. Dentro del War Room del candidato del Partido A, se deben hacer ejercicios de ataque hacia el mismo tomando en cuenta dicho aspecto, ¿con qué motivo? Saber cómo defenderse ante ellos.

 

Siguiendo el mismo escenario, si en un debate le preguntan,

“¿Qué tiene que decirle a los militantes de su partido A sobre su pasado en el partido B?” El candidato deberá tener una respuesta ensayada, medida y, lo más importante, natural. Ejemplo: Sí, de joven militaba en el Partido B, pero también penosamente de joven era de los Yankees y no de Boston. Es decir, mi pasado no determina mi presente ni mucho menos mis convicciones hacia el futuro, convicciones que me trajeron al Partido A y del cual me siento muy orgulloso de pertenecer y ser”.

 

Esta respuesta no es determinista, habría que medir las características, fortalezas y valores que se deben posicionar del candidato. En este caso, sí sería una respuesta oportuna si el candidato posee cierta irreverencia e inclusive ha hecho énfasis en su fanatismo al béisbol, lo cual lo conecta con cierto grueso poblacional. El ejercicio es hacernos las preguntas con las que sabemos que nos van a señalar y poder estar prevenidos ante dicho aspecto.

 

Para terminar, un ejemplo real e importante. Corría el año 2009, el entonces Gobernador Enrique Peña Nieto es entrevistado por el comunicador Jorge Ramos. En medio de la entrevista, Jorge le hace una pregunta que hasta ese día era una incógnita de dicho actor político: ¿de qué murió su primera esposa? La respuesta del entrevistado abre más dudas que las que ya existían en el momento.

 

Dos años después, el encuentro se repite y esta vez Enrique Peña Nieto ya preparada una respuesta medida, calculada y natural, sin embargo ya era demasiado tarde, el golpe mediático ya había impactado.

 

Jorge Ramos entrevista a Enrique Peña Nieto (Muerte de su esposa)

 

Las amenazas y debilidades son hechos que van más allá de lo visible. Son anécdotas, vivencias, fotografías, cualquier situación que comprometa la imagen del actor político. Saber detectarlas no sólo es importante, es vital.

 

¿Te gustaría saber cómo preparar estrategias de combate en una campaña electoral? ¿Conocer los procesos, herramientas y técnicas para desestabilizar al rival y permanecer inmovil ante los ataques de los opositores?

 

Participa en el Defensa, Ataque y Contraataque en Campañas Políticas de Apprendo Academy. En este diplomado no solo conocerás las bases teóricas del tema, sino también aprenderás distintas técnicas, herramientas y estrategias para estar listo en una campaña electoral.

 

Para más información escribe al número 507 6864 8907 o da clic aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.